La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP) con el propósito de fortalecer la labor de fiscalización de la calidad de los servicios y el afán de defender los derechos de los usuarios, creó un grupo de vigilantes, en Coto Brus.

Esta iniciativa es parte del nuevo enfoque de la regulación, donde el ente regulador busca fortalecer las organizaciones de usuarios, los mecanismos de participación social y de resolución de conflictos.

El Regulador General, Roberto Jiménez, explicó que con la creación de los Vigilantes se pretende integrar y empoderar a las personas usuarias en la regulación de los servicios públicos y desarrollar organizaciones que se encarguen de fiscalizar cómo se prestan los servicios en sus comunidades, y que conozcan cuáles acciones pueden ejercer para mejorar su prestación.

El grupo de Vigilantes de los Servicios Públicos está conformado por líderes de la comunidad, los cuales han tenido un proceso de acompañamiento y capacitación sobre qué es la Autoridad Reguladora, cómo se regulan los servicios públicos, cuáles son sus derechos y cómo deben fiscalizarse. Además, el grupo será un canal de comunicación para conocer las necesidades del territorio y atender casos preferentes.

Este grupo también tendrá asesoría para que pueda establecer procesos de acercamiento y diálogo con los prestadores que operan servicios públicos en la comunidad y así mejorarlos o corregir situaciones de forma inmediata y directa.

Este es el tercer grupo de Vigilantes que se conforma, los otros operan en Talamanca y Guatuso de Alajuela. La ARESEP, espera que para el 2020 se conformen nuevos grupos de vigilantes en territorios priorizados según las necesidades experimentadas por los usuarios.





Subir

BUSCAR
Presiona el icono para escuchar el texto